hacer el amor

Hacer el amor

Todo el mundo habla de hacer el amor, pero casi nadie sabe qué responder cuando se le pregunta sobre cómo comenzar, cómo fue tu primera vez e incluso saber si estás preparado para expandirte en cuanto a tus relaciones sexuales.

Hacer el amor, o mantener una relación sexual, puede llegar a significar distintas cosas para diferentes personas. Muchas personas creen que el amor no necesariamente tiene que estar ligado al acto sexual, hecho que usualmente suele significar el momento en que el hombre introduce su pene en la vagina de la mujer, pero también puede suponer masturbar a tu pareja, hacer sexo oral e incluso sexo anal. La verdad es que, más allá de lo que estamos acostumbrados a tratar, existen muchas formas de disfrutar el placer sexual y alcanzar el orgasmo.

Un punto importante que debes destacar al momento de mantener una relación sexual con alguien es hablar sobre lo que les gusta y lo que no. Incluso es preciso pensar en decir que no, cuando te sientas sin ganas, cansado o que simplemente no te interese hacer el amor con esa persona. Llegar a hablar con el otro puede resultar complicado si se encuentran en el periodo en el que apenas se están conociendo; sin embargo, sin importar si mantienes una relación larga o corta, hablar de sexo siempre puede llegar a ser un tema complicado. Nos fascina hacer el amor, pero la verdad es que nos cuesta mucho hablar sobre eso.

Sin embargo, y a pesar de que no nos guste o nos cueste hablarlo, conversar sobre sexo puede hacer que tenerlo sea mejor para ti y tu pareja. Aquí los tips más importantes a tener en cuenta.😉

El amor como fuente de vida y la relación sexual

Para nadie es un secreto que la relación sexual no tiene que estar necesariamente ligada al tema amoroso, pues muchas personas –usualmente los hombres- aseguran que para tener un acto de sexo satisfactorio no es necesario que exista un vínculo amoroso. Para entender esto es preciso aclarar algunas nociones.

El amor y el sexo no son la misma cosa; el primero se refiere a una emoción, a un sentimiento que no puede ser explicado pues la palabra “amor” puede significar distintas cosas para cada persona. Por su lado, el sexo es un acto ligado a la biología, es decir, es un acto físico.

Sin embargo, y a pesar de estas distinciones, es normal que muchas parejas vean al amor y el sexo como algo que está completamente relacionado, llegando así al punto de que no lo conciben de manera separada. A pesar de esto, la verdad es que existen muchas maneras de expresar tus sentimientos por alguien sin la necesidad de consumar el acto sexual y son varias las personas que practican este tipo de demostraciones de afecto.

Muchas personas suelen decir que el amor mueve montañas, pero la verdad es que existen diversos y distintos tipos de amor que no necesariamente deben estar ligados a la atracción física. El sexo, por su lado, y aunque sea un poco menos romántico aceptarlo, también mueve montañas.💟

Todos los seres humanos estamos llenos de pulsiones sexuales que siguen estando muy presente en cada uno a pesar de que la cultura se encargue algunas veces de refinarlas o sumprimirlas, y todo esto se vincula con la atracción y la seducción.

Si bien es cierto que muchas personas afirman que el sexo mejora considerablemente cuando se mantiene una relación amorosa con la otra persona, la realidad es que el sentimiento va separado de la atracción física y en cuanto al tema sentimental, esto siempre dependerá de ti y de la conexión que creas que tengas con la otra persona. Que no mantengas un vínculo amoroso con otra persona no significa que no puedas alcanzar con ella una relación sexual satisfactoria, aunque siempre habrá personas que creen que el amor lo mejora todo.

Ahora, si estas enamorado  o enamorada  y vas a hacer el amor por primera vez con tu pareja habrá muchas cosas que si te gustaría tener en cuenta, para que ese momento, tan especial en tu vida, quede grabado como un momento hermoso y memorable, para que cada vez que tus recuerdos vuelvan a ese escenario, puedas recordarlo con ternura.

Órganos sexuales masculino y femenino

Para poder consumar un acto sexual o hacer el amor –y lograrlo de la forma más satisfactoria posible- es importante conocer tanto tu cuerpo como el de tu pareja. Mientras más conocimientos tienes, más oportunidades tienes de aumentar tu disfrute y sobre todo, tu placer.

Normalmente se asume que ya hay mucha información sobre la vagina, pero es muy probable que no conozcas con detalle las partes de tu pene, lo que es una pena debido a todas las posibilidades y lo fascinante que puede llegar a ser tu miembro.

El pene puede llegar a cambiar de tamaño más de lo que las mujeres podrían llegar a pensar. La verdad es que tu pene está lleno de versatilidad. De hecho, fumar puede llegar a acortar su tamaño casi un centímetro. La regla de oro es: mientras mejor circule la sangre, mejor será la erección.

Hay muchos hombres que al no sentirse agraciados con su tamaño, buscan la manera de aumentar su tamaño unos centímetros, ya que eso les otorga mayor confianza en sus relaciones sexuales.

Según el imaginario social y cultural respecto de este tema, se afirma que «las mujeres las prefieren grandes», y por ello, para un hombre, saber que el tamaño de su pene es relativamente pequeño, puede significar una pérdida considerable de confianza. Sin embargo, me atrevo a decir que las satisfacción femenina a nivel sexual poco tiene que ver con el tamaño del pene, sino más bien con una serie de habilidades maestras masculinas que pueden llegar a hacer que ellas, exploten de placer.

Otro de los datos que quizás no sabías es que existen dos tipos de penes; los primeros son aquellos que crecen demasiado con una erección y los otros son esos que siempre parecen grandes pero que, al momento del acto sexual, suelen “alargarse” menos, por lo que la diferencia entre ambos estados no es tan obvia.

De la misma manera es importante mantenerte informado sobre cómo funciona la vagina y qué cosas pueden ocurrir cuando estás en el pleno acto sexual. Es normal que cuando la mujer sienta alguna atracción sexual potencial, sus vasos sanguíneos se dilaten y envíen mayor cantidad de flujo al área vaginal, logrando así que este aumento de circulación agrande el tamaño de la vulva y logre encender varias terminaciones nerviosas de la zona.

Otro de los datos que quizás desconocías de la vagina es que cuando la mujer está excitada, los tejidos del clítoris se hinchan y se endurecen, llegando a triplicar su tamaño, logrando así una suerte de mini-erección. También está comprobado que alrededor del 10% de las mujeres expulsan un líquido claro de la uretra cuando presentan las contracciones durante el orgasmo.

Te recomiendo que sepas cómo es que ese órgano femenino  tan pequeño llamado clítoris, es el responsable de casi todo el placer que ella puede sentir durante el acto sexual. Saber y conocer su funcionamiento puede aportarte una serie de habilidades para que ella, nunca más se quede insatisfecha. 

Recuerda que el conocimiento y el detalle de algunas posturas sexuales (como el kamasutra) te garantiza un mejor desenvolvimiento en el acto sexual y también te permitirá acceder a una cantidad mayor de disfrute de la experiencia. Podrás sentir mejor y más, garantizando una mejor salud y vida sexual. 🔥

hacer el amor

El deseo

El tema del deseo es igual para hombres y mujeres, y pues con mucha razón porque el deseo sexual es el motor de la misma sexualidad. Normalmente, en las mujeres, no se considera como una característica positiva, pero para los hombres el deseo representa una cualidad significativa en cuanto a su virilidad intimamente ligado a la tetosterona.

Según varios estudios especializados, son las mujeres quienes presentan una disminución en el deseo sexual en el transcurso de sus relaciones. La razón de esto, según lo que dice la investigación, es que en el caso de ellas, el deseo resulta ser más intenso al comienzo de la relación debido a la necesidad que tienen de “conectar íntimamente” con su pareja.

Si estás pasando por una etapa en la que notas que ella, ya no está tan pendiente de ti, y que te cuesta un poco más llamar su atención para llegar a esos momentos íntimos  que te encantan, debes saber que es posible que tengas que ponerte manos a la obra, para volver a seducirla, atraerla y excitarla. Si te lo propones firmemente, serás capaz de reavivar las llamas de la pasión con unas simples prácticas que ella, no pasará desapercibidas. 

En el hombre, el deseo sexual aparece en la etapa de la pubertad, justo a partir de las primeras masturbaciones y se desarrolla hasta que cumplen los 50 años, presentando alguna que otra variación. Sin embargo, los factores psicológicos son un elemento importante cuando se trata del deseo, por lo que aún con el paso del tiempo este no debería disminuir.

La erección y el orgasmo

Mucho se ha dicho sobre el orgasmo y la eyaculación, pero quizás no sabías que no son sinónimos. La erección, la eyaculación y el orgasmo del hombre son procesos individuales y distintos entre sí.

La erección masculina se produce cada vez que éste experimenta sensaciones vinculadas con momentos eróticos que lo motivan y lo inducen a mantener una relación sexual. En ese momento y debido a una explicación física,  el tamaño del miembro masculino experimenta un considerable aumento de su volumen, preparándose así para la penetración. 

Es cierto, que muchos hombres, por cuestiones relacionadas a problemas psicológicos o bien por la edad, presentan problemas de erección.

Sin erección, resultaría más complicado eso de hacer el amor, pero debes saber también que tienes la solución en tus manos. 

Como todas estas funciones confluyen en el pene, todo lo que ocurre en esa zona queda demarcado como una misma cosa y se acepta de esa manera sin la necesidad de emitir más averiguaciones. El orgasmo tiene que ver más con un mecanismo del sistema nervioso y la eyaculación con el equipamiento testicular.

Lo que debes saber es que la eyaculación ocurre, generalmente, unos instantes después de que se desvanece el orgasmo. Incluso hay casos en los que algunos hombres no expulsan el semen, sino que solo se quedan con la sensacion orgásmica.

También es posible, que sufras de algunos episodios de eyaculación precoz, reduciendo considerablemente el tiempo del momento de intimidad con tu pareja. 

En el caso de las mujeres, generalmente, estas suelen alcanzar el orgasmo cuando se le estimulan las zonas sexuales con masturbación, caricias preliminares, cunnilingus o penetración. La verdad es que la mejor manera de que una mujer llegue al orgasmo es conocer su cuerpo, por eso es importante darse a la tarea de indagar, investigar y sobre todo, disfrutar del cuerpo de una mujer una vez que estás con ella compartiendo un momento tan íntimo como es el acto sexual, en donde ambos están expuestos y con sus sentidos al máximo.

Por último, debes tener claro que existen dos tipos de orgasmos en las mujeres, el vaginal y el clitoriano. El primero se logra estimulando el “punto G femenino”, que está situado a unos pocos centímetros de la entrada de la vagina. Y el segundo se consigue a través de la estimulación del clítoris, ese pequeño elemento que parece un botón y que se encuentra situado en medio de los labios.

Lo que debes saber en cuanto al tema de las relaciones sexuales y hacer el amor, es que mantenerte informado es esencial, así como también hablar sobre tus gustos y lo que esperas obtener a cambio.

También es importante que sepas que le gusta a ella en los temas del amor. Saber acerca de sus gustos, te da más opciones para que ella quede encantada y satisfecha después de hacer el amor. 

La sinceridad es crucial y siempre te permitirá desenvolverte de la mejor manera, obteniendo así la mayor cantidad de placer posible.

¡Salud y Buena Vida!🍀

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba