Punto G de la mujer

Punto G de la mujer

El Punto G de la mujer, ha generado controversias desde que se comenzó a hablar de esta zon erótica femenina. Algunos dicen que no está científicamente comprobado, pero son muchas las mujeres que afirman de su existencia, mediante unos sencillos métodos de comprobación. 

La  sexualidad  femenina, además de implicar la anatomía de los órganos genitales que definen su sexo y el evidente encargo de la reproducción de la humanidad,  abarca también una multitud de sensaciones y experiencias  en lo que a toda la sexualidad se refiere. Las experiencias y vivencias eróticas  forman parte de ese maravilloso mundo que se abre ante la mujer a través del sexo.

Cuando hablamos de sexualidad, estamos también hablando de emociones, sensaciones, experiencias   y pensamientos ante cada uno de los encuentros sexuales. Siendo el Punto G un tema de sexualidad controversial, que viaja entre la leyenda y la realidad, lo cierto es que supone tanto placer que lo ideal sería que fuesen ellas mismas las que se enfrentaran a ese reto de descubrir cada una su propio Punto G.

¿Qué es el Punto G?

Si eres una mujer, independientemente de tu orientación sexual o que te encante intimar con otra mujer, deseos y fantasías, de gustos sexuales como el fetichismo sexual, o de tus niveles de erotismo en los encuentros sexuales, debes saber que cuentas con un gran aliado para fortalecer y aumentar tus niveles de placer y es que  el punto G de la mujer esconde todo ese  caudal de máximas sensaciones que quizá estés buscando. Supone tanto placer y ha causado tanta controversia que ha sido estudiado por años.

Puedes disfrutar explorándote para encontrarlo, pues el punto G es descrito como una tecla mágica, como un chip erótico, como una función que te conecta de inmediato al modo máximo del placer sexual. 

¿Por qué se llama Punto G?

El nombre de esta zona erótica, Punto G, se debe al apellido del Doctor Grafenberg primer ginecólogo que habló de esta zona erógena. Así, en el año 1981, el Doctor Frank Addiego le da a esta zona vaginal femenina, el  nombre de Punto G,  como otra costumbre más científica de usar grafemas, o las siglas iniciales de la palabra que la componen.

Todo comienza en los años 50, cuando el Doctor alemán, especialista en ginecología Ernest Grafenberg, afirmó que existía un área vaginal muy sensible, de un ancho entre 1 y 2 cm. Grafenberg, se limitó a describir una zona de función netamente erótica.

Una nota curiosa es que este científico alemán era el ginecólogo preferido de las mujeres de militares de altos cargos nazis.

El Doctor venía de ser rescatado de Alemania por su colega la Doctora Margareth Sanger, que era experta en natalidad, con quien trabajó, al punto que a él se debe la creación del primer Dispositivo Intrauterino o DIU, que llamaron el anillo Grafenberg, y que ha sido gran aporte para el control de natalidad.

El Doctor, aprovechando no ser limitado científicamente en Estado Unidos, continuó su exploración y al hablar de esta zona genital femenina, muy sensiblemente erótica, creó tanta curiosidad que desde esos años comenzaron  las exploraciones anatómicas del aparato genital femenino tratando de ubicar esa área tan sensible.

Aunque expertos en libros ancestrales eróticos como el Jayamangala y el famoso libro hindú, Kamasutra, hablan ya de una zona muy erótica femenina que suponen hacían ya referencia  al Punto G.

La carrera científica por ubicar el Punto G

Desde que Grafenberf afirmara ya en los años 50 que existía esta zona genital femenina de gran sensibilidad que implica un gran placer erótico, comenzó la carrera por ubicarlo, describirlo y estudiarlo.

Le siguieron varios ginecólogos, expertos en anatomía, biólogos y hasta sexólogos. En su libros se popularizó el termino punto G de la mujer, y las revistas femeninas de la época, comenzaron a citar los trabajos científicos como Kahn Ladas, Whipple y Perry, quienes escribieron un libro denominado: “El Punto G”, que en la época vendió miles de copias.

Cómo verás, el mundo científico lleva más de sesenta años, más de la mitad del siglo XX, y parte del siglo XXI, realizando estudios para comprobar la existencia del famoso Punto G de la mujer.  Haciendo uso de biopsias, resonancias magnéticas, con electrodos que estimulan el cerebro, a través de la sensibilización de la cérvix y el clítoris, se ha tratado de ubicar la zona física del Punto G de la mujer.

La postura científica actual ante la existencia del Punto G

En la actualidad, los científicos,  explican que la pared vaginal es diferente en unas mujeres que en otras,  siendo que en algunas, las células del clítoris se extienden más y en otras es más corta.

En esas mujeres con el clítoris más extendido, el punto G de la mujer implica toda la pared vaginal, formándose un conjunto de sensibilidad erótica, y de esa forma se puede explicar que hay mujeres más sensibles que otras.

Según un estudio se pudo determinar que las mujeres que afirman que  sus parejas han logrado encontrar el punto G, son mujeres con un tejido de la pared vaginal más grueso, mientras que las que afirman no haber experimentado tal placer y sentir tanta sensibilidad, son mujeres que presentan la  pared vaginal menos gruesa.

Cuál es el punto G de la mujer

Según un estudio publicado en The Journal of Sexual Medicine, se pudo ya verificar la existencia del Punto G de la mujer. Después de la controversia que había generado durante más de medio siglo, este estudio  demuestra y verifica su existencia, a pesar de que en anteriores estudios había quedado expuesto por muchas mujeres su existencia al confirmar un intenso placer durante la excitación sexual en la parte superior de la vagina.

punto g de la mujer
Punto G de la mujer, Fuente: commons.wikimedia.org

El estudio que confirma la existencia del Punto G de la mujer, proviene de la disección de un cadáver por parte del ginecólogo, el Dr. Adam Ostrzenski, del Instituto de Ginecologóa de San Petesburgo, confirmando la existencia de una estructura sacra, bien delineada, localizada en la membrana perineal posterior. También se descubrió que el punto G de la mujer tiene tres regiones distintas de entre 1,5 y 8 mm. de altura, formando parte de una extensión clitoreana.

La postura de las mujeres y el Punto G

Sobre un estudio basado en una encuesta, las mujeres  respondieron que creen haber encontrado su punto G, dado quesus parejas han logrado estimularlas tanto, excitándolas a tal extremo que dieron por hecho que si existe.

Mientras que otras suponen no haberlo encontrado, pues no describen un orgasmo de placer tan extremo e intenso  como aquellas que describieron si haber encontrado su Punto G. Al parecer, en cuestión de placer la anatomía es imperfecta, es indiferente cuantas partes del organismo y genitales existen y su ubicación, pues vemos que no todas las personas gozan y viven las experiencias sexuales con la misma intensidad.

En cuanto la vivencia de la sexualidad, lo más importante es que puedas vivirla con tanta intensidad como te sea posible y como lo desees,  descubriendo nuevas experiencias para vivir el placer al máximo.

Nuestras sociedades han vivido por mucho tiempo el sexo como un tabú,  asociándolo a una mera función reproductiva, pero en los tiempos modernos, la mujer es capaz de reivindicar su derecho a vivir su sexualidad con plenitud y con todos los derechos de vivirlo para disfrutarlo.

Entonces, en realidad, ¿que más da si existe el Punto G de la mujer, del que todo el mundo habla?.  Lo que sí ya sabemos es que la mujer  tiene  una inmensa capacidad de goce y de disfrute, que posee un clítoris maravilloso, con más de ocho mil terminaciones nerviosas, y dos veces más sensible que el glande del pene del hombre. Aún así puedes unirte a la carrera científica y explorar si encuentras tu Punto G.

Punto G de la mujer

Explora tu cuerpo y comprueba por ti misma si existe el Punto G

Si el Punto G de la mujer es descrito como aquel punto que despierta el máximo placer de disfrute erótico,  ¿qué mujer querría perderse la posibilidad de alcanzar ese máximo placer con pulsar solo una tecla?

Puedes comenzar con la búsqueda de ese placer que proporcionaría el Punto G, con unas sencillas posiciones sexuales que te podrían ayudar a buscar, ubicar, sentir, explorar y disfrutar de tu Punto G. Siéntete libre para poder comenzar con estas prácticas y recibe toda la cantidad de placer que puedas descubrir y alcanzar.

Con tu pareja puedes comenzar a calentar la hoguera con los juegos previos, que son tan necesarios, al menos para la mujer que necesita más tiempo y más caricias eróticas para despertar todo su deseo y potencial sexual.

Posiciones Sexuales para estimular el Punto G

Recuerda que el  Punto G, al formar parte de una extensión del clítoris, se encuentra dentro de su zona, por lo tanto,  podrías comenzar por estimular el clítoris y sus zonas más cercanas. Prueba la intensidad de placer que sientes con suaves masajes en la zona genital (no olvides de lubricar para alcanzar mayor placer) y más adelante atrévete con distintas posiciones sexuales y saca tus propias conclusiones.

Aquí te dejo algunas posiciones sexuales para que las tengas en cuenta y puedas practicar.

🔸 El perrito también conocido como amarra, es una posición en la que la mujer se apoya sobre sus rodillas y las manos con las palmas extendidas, es decir apoyada sobre sus cuatro extremidades, y su pareja se coloca detrás de ella logrando estimular su  clítoris con sus dedos.

🔸 También pueden probar sentados ambos, tu sobre él, marcando el ritmo del movimiento.

🔸 O parados y tu dándole la espalda a él, mientras él masajea tus partes genitales con su pene..

🔸 De pie y abrazándolo, él te alza y le rodeas la cintura con tus piernas, comenzará el movimiento controlando el ritmo.

🔸 Boca arriba con las piernas en sus hombros, mientras él realiza suaves masajes en tus partes íntimas.

¿Alguna ves has sentido que te orinas al llegar al orgasmo? Es un tipo de eyaculación femenina cuando el estado de placer  alcanzado es de máxima plenitud. El líquido es expulsado por la uretra. ¡Disfrútalo sin miedos!

Anímate a explorar tu cuerpo, estimularte al extremo junto con tu pareja y disfruta de la calidad e  intensidad que puedes alcanzar con tu cuerpo viviendo a pleno tu propia sexualidad.

Si las mujeres tienen Punto G, ¿Cuál es la zona erógena del hombre?

No hay que limitarse a la somera idea de que el punto G (G-Spot en inglés) es la exclusiva zona erógena de máximo placer femenino, también el hombre puede experimentar máximo placer y ha de existir una zona específica que estimularle.

Se dice entonces que la zona erógena masculina es el llamado punto H y se encuentra  en el recto. Necesitaras entonces tus dedos para estimularlo, masajeando e intentando al penetrar, tocar con los dedos una especie de nuez, esto es recomendable mientras lo relajas practicandole sexo oral.

¡Salud Y Buena Vida!🍀

¡NO te pierdas esta INFO!  Poemas para enamorar

Fuentes

🔹   Ajog (American Journal of Obstetrics & Ginecology)

en línea, “G- Spot, un mito ginecológico moderno”    

  🔹   NCBI – US National Library of Medicine – National Institutes of Health

en línea, ¿Es el G -Spot femenino realmente una entidad anatómica distinta?  

  🔹Research Gate

en línea, Existe el G-Spot? Una revisión de la literatura actual  

 🔹 Medical News Today

en línea, “El G-Spot científicamente identificado”    

🔹 Taylor & Francis Online

en línea, “El G-Spot y la eyaculación femenina: Una calificación actual”

(*G-Spot= Punto G)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *