lubricación vaginal

Lubricación Vaginal

⭐⭐⭐¿Cuántas estrellitas vale este artículo para ti? ⭐⭐⭐
[Total: 0 Promedio: 0]

[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text _builder_version=”3.11.1″]

Lubricación vaginal: el verdadero secreto del placer

El término de lubricación vaginal está completamente ligado no solo al acto sexual, sino también a la salud femenina y es porque precisamente esta es la característica manifestación de la excitación de la mujer.

La lubricación vaginal se da cuando se produce un aumento en la producción del líquido vaginal secundario  y ocurre un proceso similar al de la erección del pene del hombre. Ahora bien, si te estás preguntando para qué sirve la lubricación vaginal, acá está tu respuesta: facilita la penetración del pene y sus movimientos dentro de la vagina, además de mantener un pH de tipo neutro que facilita la permanencia y supervivencia de los espermatozoides dentro de la misma; aunque un dato importante es que no resulta imprescindible para la viabilidad del esperma.

Lubricación vaginal y flujo vaginal: diferencias

Es importante que entiendas que la lubricación vaginal y el flujo vaginal son cosas distintas, pues se tiende mucho a confundirlos como si fueran lo mismo y es importante que sepas diferenciarlos para no alarmarte en ciertos momentos determinados.

El flujo es el tipo de secreción natural que produce el cuerpo de la mujer para protegerse y limpiarse; por su parte, la lubricación vaginal es necesaria para tener encuentros sexuales satisfactorios y sin dolor.

Por eso, hoy, quiero que sepas los mejores tips y consejos para mejorar la lubricación vaginal y tener relacines sexuales de máximo placer.

Lubricación vaginal vs flujo vaginal

Cuando una mujer lubrica es porque se siente lo suficientemente excitada y no controla lo que ocurre, es un proceso que depende del organismo. Por eso en el momento de excitación es que notas que estás mojando tu ropa interior y puede ser que muchas veces no sepas a qué se debe esto.

Respecto a esto, es importante saber que la lubricación vaginal se da gracias al flujo sanguíneo que se da hacia los genitales en el momento de más excitación y es un fluido que proviene de una glándula que se encuentra entre la vagina y la vulva.

Ahora bien, para que aprendas a distinguir entre la lubricación vaginal y el flujo vaginal, tienes que saber que la primera resulta mucho más resbaladiza y su cantidad es mucho mayor. Eso sí, la cantidad también puede variar dependiendo de una persona u otra respecto a sus emociones y hormonas.

Entonces, para aclarar mejor, todas y cada una de las mujeres desprenden una suerte de líquido blanco y mucoso, transparente o amarillento por la vagina. El flujo vaginal es esa secreción natural que tiene el cuerpo para limpiar, proteger de posibles infecciones y humidificar el área.

Si este flujo vaginal tiene un color verduzco y expide un olor desagradable, parecido al del pescado, entonces lo más probable es que se presente una infección por algún tipo de germen, por lo que lo mejor será acudir a un especialista. Lo normal es que el flujo sea transparente e inoloro.

¡NO te pierdas esta INFO!  Cáncer de Próstata

Con todo esto y ahora que sabes cuál es la diferencia entre uno y otro, ya te imaginarás que con la lubricación vaginal viene la preparación para la penetración del pene, de manera que esto se pueda hacer de una forma mucho más sencilla y sin dolor. Quizás no lo sabías, pero muchas veces cuando hay dolor durante el sexo es debido a una lubricación vaginal inadecuada.

¿De dónde viene la lubricación vaginal?

La lubricación vaginal es algo que se produce de forma natural. Las células de la vagina fabrican algunas bacterias naturales que permiten mantener la vagina humectada y lo más normal es que haya cierto grado de lubricación aun cuando no hay excitación sexual.

Como ya te mencionamos anteriormente, los vasos sanguíneos se agrandan y permiten que este proceso de lubricación vaginal se lleve con total normalidad y por supuesto, aseguran la comodidad en el sexo.

La menopausia y la lubricación vaginal

Una de las quejas más frecuentes cuando las mujeres asisten a sus citas ginecológicas durante la menopausia es la falta de lubricación vaginal o la sequedad vaginal.

Antes de que te alteres, te explicamos que esto es algo completamente normal. Con el descenso de los estrógenos, las mucosas a nivel urinario, vulvo-vaginal y hasta la piel se ven altamente deterioradas. Con esto te queremos decir que la mucosa de la vagina se vuelve mucho más fina y va disminuyendo su elasticidad, por lo que el espacio de la entrada se vuelve mucho más estrecho y es más rígido al momento de la penetración.

Este cambio en el organismo y en el proceso de lubricación vaginal puede ocasionar dolor durante el acto sexual y también irritación, picor y escozor en el área genital. Sin embargo, no queremos que te alarmes y creas que con el paso de la edad la diversión se acaba, pues existen algunos tratamientos que ayudan a minimizar todos estos síntomas.

Los geles vaginales a base de liposomas son los más recomendados para la sequedad de la vagina, pues garantizan de modo prolongado la hidratación vaginal.

[/et_pb_text][et_pb_image _builder_version=”3.10.1″ src=”https://www.mejorconamor.com/wp-content/uploads/2018/07/lubricación-vaginal-2-1.jpg” align=”center” box_shadow_style=”preset1″ box_shadow_color=”rgba(249,34,249,0.62)” alt=”lubricación vaginal” title_text=”lubricación vaginal” /][et_pb_text _builder_version=”3.10.1″]

Recomendaciones para mejorar la lubricación vaginal

Como ya te mencionamos, la principal causa de la falta de lubricación vaginal se debe a la llegada de menopausia, sin embargo, hay algunos tips o técnicas que puedes llevar a cabo para que mantengas una buena lubricación vaginal y además puedas disfrutar de una vida sexual plena.

1)- Toma mucha agua: todos los fluidos de la vagina están hechos de agua, por eso debes estar segura de que estás consumiendo la cantidad de agua apropiada. Lo más recomendable es que tomes por lo menos dos litros de agua diariamente y si haces ejercicio, entonces bebe lo que tu cuerpo te pida.

2)- Cuidado con los productos de higiene: siempre debes estar muy pendiente del detergente que usas para lavar tu ropa, así como también debes estar alerta sobre los materiales con los que están hechos los condones que utilizas. Lo importante es que verifiques si eres alérgica a algún elemento, pues estos tienen mucho que ver con la lubricación vaginal.

¡NO te pierdas esta INFO!  Comida Afrodisíaca

3)- Mantén una dieta saludable: el estrógeno que es necesario para la lubricación vaginal requiere de mucho colesterol para producirse, por lo que lo más aconsejable es que incluyas al menos 700 calorías de grasa saludable a tu alimentación. Así que ya sabes, tienes que estar muy pendiente también de todo lo que comes.

4)- La importancia de la vitamina E: de acuerdo a las investigaciones que han realizado muchos profesionales y especialistas de la Ginecología y Obstetricia, frotar la vagina con aceite justo antes del acto sexual puede llegar a favorecer la lubricación vaginal.

5)- Deja a un lado el estrés: una de las mejores maneras de evitar la sequedad de la vagina es olvidarte de todas tus preocupaciones y responsabilidades en el momento en que estás compartiendo con tu pareja. Haz que el sexo sea tu mejor manera de relajarte y dale paso a la lubricación vaginal. Una buena recomendación es que inicies tus encuentros íntimos con un masaje anti estrés en pareja.

Lubricantes y cremas hidratantes para la lubricación vaginal

Existe una gran cantidad de lubricantes y productos que pueden ayudar con la sequedad vaginal y con la meta de alcanzar relaciones sexuales sin dolor y muy satisfactorias.

Dentro del mercado actual existen distintos tipos, solo tienes que saber escoger cuál es el mejor para ti, que se adapte a todas y cada una de tus necesidades. Lo usual es que encuentres productos que son hechos a base de silicona, aceite y muchos otros más. Este tipo de productos se utilizan para la lubricación vaginal pero solo para disfrutar del sexo, no como una alternativa de lubricación para largo plazo.

Asimismo, existen varias cremas hidratantes que son bastante eficaces para disminuir el problema. Los componentes de estas cremas pro lubricación vaginal ayudan a aportar agua de manera extra al tejido de la vagina.

Te damos todos estos datos porque la sequedad vaginal es una condición bastante frustrante pero también más común de lo que crees, sin embargo, como ya has podido ver, existen varias maneras de aliviar ese malestar que te preocupa.

Lo más recomendable, como siempre, será que acudas al médico y te sirvas siempre de la voz  y el conocimiento de un especialista para que te dé todos y cada uno de los tratamientos posibles. Recuerda que tú no tienes por qué soportar dolor de ningún tipo y menos tener que vivir con una falta de lubricación vaginal que esté afectando tu estilo de vida e incluso tu salud emocional.

La lubricación vaginal es natural y necesaria, si sigues todos estos consejos que te hemos dado entonces la podrás mejorar. Si en tu caso llegas a detectar algún problema no dudes en acudir a un especialista y recuerda que la salud y el disfrute deben ir siempre de la mano.

 

¡Salud Y Buena Vida!🍀

 

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *