próstata

Próstata

Aunque la mayoría de los hombres suelan ignorar el tema de la próstata por incomodidad o alguna otra razón, la verdad es que lo mejor es que estés informado sobre todos y cada uno de los aspectos relacionados a este tema porque, quieras o no, pueden terminar afectándote.

La próstata es una glándula que se encuentra en el sistema reproductivo masculino y que ayuda a producir el semen, ese líquido blanquecino que debes conocer muy bien y que contiene esperma. Esta próstata rodea todo el conducto que traslada la orina desde su depósito en la vejiga hasta el exterior del cuerpo.

Cuando el hombre está joven, la próstata es aproximadamente del tamaño de una nuez. Pero con el transcurso del tiempo y la edad, ésta va aumentando poco a poco de tamaño; cuando se agranda demasiado es cuando puede causar inconvenientes. El incremento del tamaño de la próstata es común después de que se cumplan los 50 años. Algo debes tener claro: mientras más pasan los años, más probabilidades existen de que surjan problemas prostáticos.

¿Cuáles son los problemas de la próstata?

El incremento del tamaño de la próstata –problema más común- es conocido como hiperplasia prostática benigna (o BPH por sus siglas en inglés). Sin embargo, y como debes saber, los hombres de mayor edad corren el gran riesgo de desarrollar cáncer en la próstata, aunque es menos común que el padecimiento de BPH.

¿Cómo funciona el agrandamiento de la próstata o el BPH?

Si ya cumpliste los 50 años y estás experimentando dificultades para poder orinar, es muy posible que esto se deba a un agrandamiento de la próstata o BPH. Pero no debes alarmarte, lo mejor es que estés al tanto de cada detalle para que puedas saber cómo reaccionar.

Cuando la próstata crece, ésta lo que hace es oprimir la uretra y como la orina pasa de la vejiga justamente a través de la uretra, todo esa presión que es causada por la próstata recrecida puede afectar el control de la vejiga.

Síntomas de la Hiperplasia Prostática Benigna (BPH)

Si tú crees que tienes BPH, lo más probable es que comiences a experimentar algunos problemas como un flujo débil de orina; una necesidad muy constante de orinar, ocasionando que tengas que levantarte por las noches varias veces para poder ir al baño.

También puede que presentes problemas para iniciar el chorro de orina, no importa si sientes ganas de ir con mucha urgencia, aún así, te cuesta mucho trabajo empezar a orinar. Presentas goteo en la orina; experimentas pequeñas cantidades de sangre en la orina y observas poca orina cada vez que vas al baño.

Además,  puede que  sientas esa sensación de que aún tienes que orinar más a pesar de que ya terminaste de hacerlo.

Es normal que tardes en notar estos síntomas, pues lo más probable es que te des cuenta de uno o dos. Si empiezas a sentir que los problemas para orinar comienzan a controlar tu vida, es el momento de que acudas al doctor.

¿Es la BPH una señal de que tienes o tendrás cáncer?

Si te alarmas y crees que el cáncer en la próstata comienza a acecharte, debes saber que la respuesta es no. Si bien es cierto que algunos hombres que tienen cáncer de próstata también experimentan BPH, la verdad es que esto no quiere decir que los dos padecimientos vayan siempre relacionados. De hecho, la mayoría de los hombres que tienen BPH no terminan por desarrollar cáncer en la próstata. Sin embargo, como los síntomas que se presentan en el comienzo de las dos afecciones son tan similares, lo más correcto será que vayas a tu médico para que él pueda evaluar correctamente los síntomas y te pueda orientar por el camino correcto y bajo las medidas acertadas.

¿Cuál es la gravedad de la BPH?

La BPH en sí misma no es considerada como una enfermedad grave a menos que los síntomas sean tan fuertes que no te permitan vivir tu vida con tranquilidad y satisfacción. Sin embargo, la verdad es que la BPH puede conducir hacia grandes y graves problemas, como por ejemplo una fuerte infección en las vías urinarias.

Si sientes que no puedes ir al baño a orinar en lo absoluto, lo recomendable es que busques ayuda médica y profesional inmediatamente y con mucha urgencia. Esto a veces puede ocurrir si compras alguna medicina que sea de venta libre para el resfriado o la alergia. De hecho, en algunas ocasiones poco comunes, la BPH y los constantes problemas que causa al momento de orinar pueden llegar a originar grandes daños en los riñones.

próstata

Las pruebas médicas

En el médico te realizarán varias pruebas que permitan que el doctor pueda identificar el problema y así escoger el tratamiento más adecuado. En primer lugar se encuentra el tacto rectal. Este examen suele ser el que se realiza primero; el doctor introduce un dedo en el recto y procede a palpar la próstata, que está ubicada justamente frente al recto. Gracias a este examen el médico puede obtener una idea general de la condición y el tamaño de la próstata.

Es muy posible también que el doctor quiera tomar imágenes radiográficas o incluso una ecografía de la próstata. Existe algo que se llama pielografía intravenosa, que no es más que una radiografía que permite visualizar las vías urinarias. Para realizar este proceso, se inyecta un colorante de contraste en una vena; posteriormente, cuando el colorante ya ha salido de la sangre y ha entrado en la orina, se puede observar en la radiografía. También existe la ecografía rectal, en la que se introduce una sonda en la abertura del recto para enviar ondas sonoras que rebotan en la próstata.

También es posible que el especialista quiera realizar una prueba de sangre para poder detectar algo que se llama antígeno prostático específico. Un nivel alto de este contenido puede indicar una señal de cáncer de próstata; sin embargo, esta prueba no es 100% verídica, pues se conocen muchos casos en los que los hombres han presentado altos niveles de este elemento y no tienen cáncer.

La Uroflujometría y la cistoscopia son otros dos procesos que los médicos podrán practicarte. El primero consiste en verter la orina dentro de un aparato especializado que mide la rapidez del flujo, si ese es reducido entonces puede indicar BPH. El segundo consiste en insertar un tubo delgado con lentes en la vejiga que le permite al doctor observar con detalle.

Tratamiento para la BPH

Hay hombres que, si los síntomas no suponen una gran incomodidad, deciden vivir con ellos en lugar de tomar medicinas diariamente o acceder a una cirugía. Sin embargo, éstos deben realizarse chequeos periódicos para asegurarse de que su padecimiento no se está volviendo peor.

 Con el transcurso del tiempo, la ciencia ha creado varios medicamentos que permiten reducir o relajar el tamaño de la próstata con el objetivo de que la abertura de la vejiga no sea obstruida. Asimismo, se han desarrollado múltiples instrumentos que le permiten al médico extirpar algunas partes de la próstata durante procesos que no son quirúrgicos. Generalmente, este tipo de procedimientos se realizan en un hospital o en una clínica sin que el paciente deba permanecer internado. En este tipo de procesos el doctor utiliza tubos delgados a través de la uretra para aplicar calor controlado en las áreas más pequeñas de la próstata.

También se recurre a lo más clásico y se puede optar por la aplicación de un gel o pomada en la uretra para así evitar molestias y dolores. No resulta necesario administrar algún tipo de fármacos para que el paciente se duerma ni nada por el estilo.

Algunos consejos sobre la próstata

Si eres mayor de 45 años, lo más aconsejable es que revises tu próstata de manera anual, además de chequear también tu erección y lo relacionado al deseo sexual. Un especialista urólogo-andrólogo sería el indicado para este tipo de revisión completa; una revisión adecuada de la próstata permite poder distinguir entre un crecimiento que indique cáncer o BPH; no debes olvidar que el cáncer de próstata que es diagnosticado de manera precoz sí puede curarse; existe un método conocido como la vaporización de la próstata con láser verde que resulta ser una opción grandiosa para eliminar el tejido prostático y alivia de inmediato todos los síntomas del malestar.

Finalmente y como recomendación primordial, lo mejor será acudir a un especialista que pueda explicarte las técnicas que te permitirán mejorar tu situación y las ventajas y desventajas de cada una de ellas. Una vez que el médico te presente todas las medidas, podrás someterte al tratamiento apropiado para ti y así podrás mantenerte sano y saludable aún con el paso del tiempo.

¡Salud Y buena Vida!🍀

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba