prostatitis

Prostatitis

Sí, así como estás pensando y como su nombre lo indica, la prostatitis tiene que ver con la próstata y resulta que es el padecimiento urológico más común en los hombres con menos de 50 años.

En este artículo vamos a ver qué es la prostatitis, tipos de prostatis y su prevención.

La verdad es que este término de prostatitis puede resultar un tanto genérico para hacer referencia a una afección que supone distintas alteraciones que van desde infecciones bacterianas agudas o subagudas, hasta diversos síntomas sin especificación en el tracto inferior urinario; estos síntomas usualmente son dolor genital, dolorosa expulsión de la orina, aumento de las veces de ir al baño orinando en pocas cantidades y hasta distintas manifestaciones de disfunciones sexuales.

La prostatitis aparece como una inflamación de la próstata o simplemente puede estar relacionada con una infección bacteriana. Asimismo, esta glándula de superficie lisa que es parte del sistema reproductivo del hombre y que se encuentra bajo la vejiga rodeando el conducto de la uretra, también puede sufrir distintos trastornos entre los que la inflamación resulta ser el más común.

Asimismo, esta es una afección que puede llegar a tu vida de manera repentina o gradual y puede también mejorar con rapidez incluso por sí sola.

Tipos de prostatitis: la prostatitis aguda

La prostatitis no es un padecimiento único, sino que está compuesto por un grupo de cuatro afecciones que causan síntomas parecidos, todos relacionados con el recrecimiento e inflamación de la próstata.

Este primer tipo es un cuadro de inflamación que usualmente es causado por una infección de tipo bacteriana en la próstata. Las bacterias que suelen causar este tipo de prostatitis son las mismas que le dan origen a las infecciones urinarias como la E. coli, Proteus y Klebsiella. Que la próstata resulte contaminada ocurre cuando las bacterias que se encuentran en la uretra o la vejiga invaden la glándula masculina generalmente ocurre debido a la orina que ya estaba contaminada de manera previa.

Los factores de riesgo principales de la prostatitis son el uso de catéter vesical, infección urinaria, traumas locales debido al uso excesivo de andar a caballo o montar bicicleta, infección por VIH o uretritis debido a enfermedades de transmisión sexual.

¿Cuáles son los síntomas de la prostatitis aguda?

Este tipo de afección puede presentarse en hombres jóvenes y también en mayores. Sus principales síntomas son los dolores musculares y en las articulaciones, dolor en la pelvis, fiebre, escalofríos, dificultad al momento de orinar, malestar, orina turbia y disuria. Todos estos síntomas de la prostatitis aguda normalmente son muy intensos, llegando al extremo de que a veces el paciente debe ser hospitalizado.

¡NO te pierdas esta INFO!  Frases para enamorar

¿Cómo se diagnostica esta afección?

Debes saber que el diagnóstico de esta afección se lleva a cabo a través de una evaluación conjunta del tacto rectal y las señales clínicas que permiten la demostración de una próstata dolorosa y lastimada. Así como ocurre cuando existe una infección de orina común, el cultivo de la misma orina puede ser útil para poder identificar el tipo de bacteria que le dio origen a la infección. Un examen simple de orina suele presentar sangrado microscópico y pus.

Tratamiento para la Prostatitis Aguda

Sí, así como debes estar pensando, la prostatitis aguda –por ser una infección- se puede curar con la administración de antibióticos por un periodo de aproximadamente cuatro semanas. Como el tipo de bacterias que la causan  suelen ser las mismas que originan una infección urinaria, los antibióticos que debes ingerir en caso de que resultes afectado por este padecimiento son los mismos. Pero también debes saber que los antibióticos pueden ser cambiados posteriormente tras la realización del cultivo de la orina y sus resultados.

Después de 48 horas de que hayas empezado tu “terapia de antibióticos”, los síntomas suelen comenzar a desaparecer. Después de que lleves siete días de tratamiento, lo normal es que el cultivo de la orina sea negativo y que no presente ningún tipo de bacterias.

Para el alivio del dolor, los antiinflamatorios y analgésicos más comunes suelen ser utilizados sin que se presente ningún tipo de contraindicación.

prostatitis

Prostatitis no bacteriana crónica o síndrome del dolor crónico pélvico

Es una afección que se presenta con síntomas urológicos y mucha incomodidad en el área pélvica. La verdad es que el término síndrome del dolor crónico pélvico es mucho más correcto porque en muchas ocasiones la afectación de la próstata no entra en el cuadro del problema a pesar de que los síntomas sí sugieren prostatitis crónica.

Este síndrome crónico solo puede ser diagnosticado después de que se descarten otros problemas como la prostatitis bacteriana y otras causas del dolor en la pelvis como infecciones, tumores, hemorroides o algún tipo de enfermedad testicular, por lo que se dice que su diagnóstico es de exclusión.

Los síntomas de este síndrome incluyen los de la prostatitis crónica y otros como incomodidad en el área testicular e incomodidad en el ano. No debes alarmarte por el hecho de que no existe un tratamiento específico para este síndrome, pues cuando no logra descartarse una prostatitis bacteriana de tipo crónico, la ingesta de antibióticos por cuatro semanas resulta ser un procedimiento funcional y muy positivo. Cuando resulta imposible poder determinar cuál es la causa del dolor, entonces el tratamiento se suele ver limitado a la toma de analgésicos.

Prostatitis bacteriana crónica

Este tipo de prostatitis es una posible complicación de  una prostatitis aguda que no fue correctamente tratada. El cuadro resulta ser mucho más suave que en los casos de prostatitis aguda y los síntomas también suelen ser mucho más sutiles. En casi todos los casos, las quejas de los pacientes se reducen a incomodidad al momento de orinar, ganas frecuentes de ir al baño y malestar; de hecho, cuando se presentan casos de fiebre estas suelen ser de temperaturas muy bajas.

¡NO te pierdas esta INFO!  Qué es la Eyaculación

Como ya te debes haber dado cuenta o debes haberlo pensado, los síntomas de la prostatitis son muy similares a los de una infección en la vejiga, lo que muchas veces puede llegar a ocasionar una confusión al momento del diagnóstico, por lo que es de vital importancia que sepas que en los hombres –ya sean jóvenes o adultos- la cistitis (infección en la vejiga) es un muy poco común, de forma que la prostatitis siempre debe ser una de las hipótesis principales en los hombres que presenten síntomas parecidos a los de una infección urinaria.

El diagnóstico de la prostatitis crónica se realiza a través de la revisión del historial clínico y la realización del tacto del recto. En este último caso, durante el tacto rectal, es posible que se masajee la próstata para poder estimular la secreción de líquidos en el análisis de laboratorio. Es importante que sepas que este masaje de la próstata nunca se debe realizar en caso de que exista prostatitis aguda debido al alto riesgo de que se puedan liberar las bacterias hacia la corriente sanguínea. El cultivo de orina que se recoge tras el masaje prostático también puede funcionar a la hora de realizar el diagnóstico de la prostatitis crónica.

Ahora bien, la bacterias que causan este tipo de prostatitis generalmente son las mismas que causan la prostatitis aguda. En caso de que el paciente que presente síntomas de prostatitis crónica pero sus cultivos de orina y secreción prostática sean negativos, deben ser tratados con detalle y cuidado porque puede existir una infección por clamidia.

El tratamiento de esta afección es similar al de prostatitis aguda y tiene una duración que varía de 4 a 6 semanas excepto en casos de pacientes que presenten infecciones constantes. Estos últimos casos suelen necesitar un tratamiento mucho más prolongado.

Prevención de la Prostatitis

Es importante que sepas que no todos los tipos de prostatitis se pueden prevenir. Pero usualmente,  suelen prevenirse gracias al tratamiento médico temprano y una buena higiene personal que pueda impedir que las bacterias lleguen a tu próstata y terminen provocando una inflamación indeseada.

Asimismo, debes saber también que una enfermedad de transmisión sexual puede llegar a generar prostatitis, por lo que lo más recomendable es que mantengas una práctica sexual sana y saludable siempre dándole mucha importancia a la protección de todo tipo entendiendo que la prostatitis es un problema común que puede llegar a afectar hasta el 25% de todos los hombres.

Prevención, higiene y unas visitas periódicas al médico te mantendrán sano y sin problemas que te impidan tener una vida cómoda y feliz. Recuerda  siempre que tu salud es primordial y que cuidarse siempre vale la pena para que puedas disfrutar al máximo de cada etapa de tu vida contigo mismo y con tu pareja.

¡NO te pierdas esta INFO!  Jelqing

 

¡Salud y Buena Vida! 🍀

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *