VULVODINIA

Vulvodinia

Probablemente por su terminación médica no lo conozcas, pero puede que ya te haya pasado y ni siquiera supieras su nombre o exactamente de qué se trataba, pero tranquila, aquí te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre la Vulvodinia.

La verdad es que este es un problema que suele ser muy común y que afecta a muchísimas mujeres que, por no presentar síntomas o signos visibles o simplemente por vergüenza, evitan buscar cualquier tipo de ayuda médica.

Por su nombre, ya debes imaginar que esta es una afección que tiene que ver con tu vulva y por tanto, se trata de un área sensible para cualquier mujer, por lo que en este artículo te vamos a explicar todo lo que debes saber sobre la Vulvodinia y cómo puedes tratar este problema de la mejor manera posible.

¿Qué es la Vulvodinia?

Aunque muchas mujeres suelen condundirse con los síntomas del vaginismo, pues te diré que no tiene nada que ver.

Ahora bien, esta afección supone un dolor crónico o molestia en toda la zona que se encuentra alrededor de la abertura vaginal y que suele durar aproximadamente tres meses como periodo mínimo. Este problema es tan molesto que hasta llegar a tener relaciones sexuales se vuelve algo impensable y esto puede extenderse hasta por varios años.

¿Cuáles son las Causas de la Vulvodinia?

Aunque esto parezca un tanto extraño para nuestros tiempos en los que casi todo se conoce y se han realizado distintos estudios sobre muchas afecciones y sus causas, la verdad es que la causa exacta de la Vulvodinia es desconocida. Sin embargo, los especialistas e investigadores siguen trabajando para poder dar con el origen, algunas de las posibilidades son las siguientes:

🔸 Cambios hormonales

🔸 Lesión o irritación de los nervios de la vulva

🔸 Exageradas reacciones de las células de la vulva ante una lesión o infección

🔸 Debilidad en los músculos del piso pélvico

🔸 Algunas fibras nerviosas nerviosas adicionales en la vulva

🔸 Ciertos Factores Genéticos que ocasionan sensibilidad o reacciones exageradas ante inflamaciones o infecciones

🔸 Alergias a algunos químicos

Aparte de todas estas posibles causas, los investigadores también han aportado que las enfermedades de transmisión sexual no son las causantes de la Vulvodinia.

¿Cuáles son los tipos de Vulvodinia?

Antes de poder explicarte cuáles son los síntomas y demás detalles de la Vulvodinia, debes saber que existen dos tipos de Vulvodinia:

🔸La Vulvodinia localizada: este tipo de Vulvodinia es aquella en la que el dolor se encuentra concentrado en una sola zona de la vulva, generalmente en la abertura de tu vagina. Se sabe que usualmente el dolor se da por la presión que se ejerce en la zona, como por ejemplo en las relaciones sexuales, permanecer sentada por mucho tiempo o introducir tampones.

¡NO te pierdas esta INFO!  Dispareunia

🔸La Vulvodinia general: en este caso el dolor se da en varias áreas de la vulva. En este tipo de Vulvodinia el dolor suele ser muy frecuente con tan solo algunos pocos espacios de alivio. Usar pantalones muy ajustados o permanecer sentada durante mucho tiempo podría empeorar los síntomas, así que debes tener mucho cuidado con estos casos.

 

VULVODINIA

Síntomas de la Vulvodinia

Como ya habrás podido deducir, el principal síntoma de la Vulvodinia es el dolor en la zona genital, pero la verdad es que es importante que le prestes atención a las siguientes características que pueden presentarse:

🔸 Inflamación

🔸 Ardor

🔸 Escozor

🔸 Sensación pulsátil

🔸 Picazón

🔸 Relaciones sexuales muy dolorosas

El tema con la Vulvodinia es que el dolor no siempre es de la misma manera, sino que puede variar y ser esporádico o constante, de hecho, en muchos casos podría solo aparecer cuando tocas la zona sensible.

Asimismo, el tejido de tu vulva podría resultar inflamado o muy hinchado, a pesar de que en casi todos los casos la vulva parece estar normal.

La Vulvodinia es un problema que suele afectar a las mujeres que ya se encuentran en edad adulta o a las adolescentes, de hecho, varias de las que se quejan de sentir molestias o dolor durante el sexo suelen tener Vulvodinia.

Además, algunos aspectos que suelen desencadenar los síntomas son orinar, sentarse durante largos periodos de tiempo, tener relaciones sexuales, introducirse un tampón, usar ropa interior demasiado ajustada y hasta ejercitarse o manejar bicicleta.

¿Cómo se realiza el Diagóstico de la Vulvodinia?

Una vez que asistas al médico debido a las molestias que estás experimentando, lo normal sería que el doctor te realice un examen físico y te haga una serie de preguntas sobre tus antecedentes médicos. Asimismo, tu doctor puede hacerte un análisis de tu orina para poder descartar cualquier tipo de infección del tracto urinario.

Además, hay posibilidades de que te realicen otro tipo de pruebas y exámenes para poder descartar otro tipo de enfermedades o infecciones en la piel. Otra de las pruebas que podrían realizarte sería una que mida los niveles de dolor con un hisopo.

El especialista tomará uno y aplicará presión en distintas áreas de tu vulva para que puedas calificar el dolor que sientes, lo que ayudará para saber exactamente cuáles son los espacios en los que sientes dolor.

Usualmente la Vulvodinia logra ser diagnosticada una vez que todas las otras posibles causas han quedado excluidas.

¿Cuál es el tratamiento para la Vulvodinia?

El principal objetivo del tratamiento de la Vulvodinia es poder aliviar los síntomas y reducir el dolor lo más posible.

¡NO te pierdas esta INFO!  Cómo curar la eyaculación precoz

Un aspecto muy importante que debes entender es que no hay un solo tratamiento preestablecido que funcione de la misma manera en todas las mujeres, así que puede que necesites más de un solo tipo de tratamiento para poder tratar tu problema.

Algunos de los medicamentos que te recetará tu doctor para contribuir con el alivio del dolor son antidepresivos, anticonvulsivos, opiáceos y algunas cremas o ungüentos de lidocaína.

Asimismo, otros métodos y tratamientos que también pueden funcionarte son:

🔸 La acupuntura. Es importante que cuentes con el asesoramiento de algún profesional que ya haya tratado antes a pacientes con Vulvodinia.

🔸 Hacer fisioterapia para que fortalezcas todos los músculos del piso pélvico.

🔸 Inyecciones en los bloques de nervios para poder disminuir neurológicamente el dolor.

🔸 Terapia cognitiva conductual para que aprendas a manejar tus emociones y sentimientos.

🔸 Algunos cambios en tu dieta para que evites comer alimentos como espinaca, remolacha, maní y chocolate, que son ricos en oxalato.

🔸 Biorretroalimentación para que alivies el dolor a través de la relajación de los músculos del suelo pélvico.  

🔸 También puedes poner en práctica otro tipo de opciones medicinales como la meditación y la relajación.

VULVODINIA

Cambios en tu estilo de vida para tratar la Vulvodinia

Algunos cambios o variaciones en tu rutina y tu estilo de vida te pueden ayudar mucho con la prevención de algunos desencadenantes de la Vulvodinia y también con el alivio de los síntomas.

No uses jabones o duchas que puedan ocasionarte cierta inflamación, usa ropa interior de algodón y no la laves con suavizantes para tela, no uses ropa demasiado ajustada, evita los baños calientes en las tinas, evita algunas actividades que impliquen presión sobre la vulva como montar caballo o manejar bicicleta, usa papel de baño sin color y lava tu vagina con agua fresca después de que orines, usa toallas sanitarias o tampones de algodón, si usas lubricante durante el sexo que sea de base acuosa y aplica compresas frías en tu vulva para aliviar el dolor después de haber hecho ejercicio o haber tenido sexo.

En muchas cosas ocurre que algunas mujeres que tienen Vulvodinia localizada requieren hacerse procedimientos quirúrgicos para aliviar el dolor. En este tipo de cirugías lo que se hace es quitar la piel y los tejidos afectados que se encuentran alrededor de la abertura vaginal.

Eso sí, debes saber que la cirugía se aplica solo en caso de que todos los tratamientos anteriores no hayan sido exitosos.

Asimismo, es importante que sepas que sufrir de esta afección puede ocasionarte algunos problemas como dificultades para dormir, depresión, ansiedad, problemas en tus relaciones personales y hasta problemas sexuales, por lo que es muy recomendable que trabajes de mano de un terapista para que puedas enfrentarte de la mejor manera a un problema como la Vulvodinia.

Además, se sabe que para aliviar el estrés y la ansiedad que genera esta afección puedes unirte a un grupo de apoyo, allí no solo podrás hablar sobre tu problema, sino que también vas a poder compartir experiencias con personas que han vivido los mismos problemas que tú o algunos similares, lo importante es que pongas de tu parte para mejorarte y vivir tu vida con plenitud sin que la Vulvodinia lo impida.   

¡NO te pierdas esta INFO!  Sexo Excitante

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *